Combatiendo termitas

Termitas

No dejes que las termitas saboreen tu casa. Estas devoradoras comen un pie (30.5 centímetros) de madera en 5 meses y provocan anualmente 5 mil millones de dólares en pérdidas. Además, la mayoría de los seguros no cubren este tipo de daños a la vivienda. Aprende todo sobre estas enemigas. Cómo prevenirlas y exterminarlas antes de que se hagan un festín con tu casa.

Formosan: la termita más voraz

Te la presentamos con "nombre y apellido": Coptotermes Formosanus, en realidad es su nombre científico. La más destructiva de las termitas subterráneas que habitan en Estados Unidos, pues una colonia de esta variedad puede comer mil libras (454 kilogramos) de madera por año. Su poder devorador se intensifica por su agresividad y su capacidad reproductiva.

Una superpoblación de termitas

Las termitas Formosan son capaces de atravesar el asfalto, el plástico, el yeso, la goma y aún el cemento (a través de las grietas) hasta alcanzar la deseada madera.

Una colonia puede buscar comida en un radio de acción mucho mayor (más de 300 pies ó 91.44 metros) que el resto de las termitas subterráneas.

Pero lo que hace a los comejenes formosanos tan destructivos es su capacidad reproductiva.

Mientras que la variedad Eastern (Oriental) comúnmente tiene alrededor de 100 mil individuos, una colonia típica de formosanos puede contener varios millones de estos insectos.

Una sola colonia de termitas Formosan produce más de 70 mil "alates" (individuos alados). Son exploradoras o colonizadoras que dejan el nido y vuelan en busca de un nuevo ambiente para aparearse. Luego de un breve vuelo, pierden sus alas y buscan un lugar donde hacer un nido.

Los machos las siguen muy de cerca. Cuando la pareja encuentra un sitio húmedo con suficiente madera para alimentarse, forma un capullo o cámara real. Allí depositan los primeros 15 o 30 huevos.

Las nuevas termitas tardan en nacer entre dos a cuatro semanas. Pero la reina vuelve a depositar huevos en los dos a tres meses siguientes, cuando la primera camada ya está lista para cuidar a los nuevos miembros.

De acuerdo con los estudios de los entomólogos de la Universidad de la Florida, tomará de tres a cinco años hasta que una colonia alcance un número sustancial de individuos para causar severos daños y producir suficientes alates que extiendan la colonización y por ende la infección.

Un ejército por tierra y por aire

Las termitas Formosan, generalmente invaden las estructuras de una casa por conductos subterráneos. Suelen entrar por expansiones de juntas o grietas en los conductos y los cimientos. Cualquier contacto de la madera con el piso es una invitación al festín.

Sin embargo, en algunas ocasiones un par de alados puede encontrar condiciones adecuadas en un edificio penetrando por aire y no por tierra.

Los techos planos de los edificios son lugares ideales porque tienen lugares que se mantienen muy húmedos por el agua de lluvia. Estudios indican que más de un 25 % de las infestaciones encontradas en sectores urbanos, son causados por colonias aéreas.


Los objetos de madera que están infestados por termitas de la especie Formosan pueden ser reconocidos si se los golpea con un elemento duro. En las infestaciones más severas, el comején formosano ahueca la madera dejando una superficie fina como un papel. La madera luce, entonces, como si tuviera ampollas y se estuviera depellejando.

Otra característica de las Formosan es el nido de cartón que construyen con excrementos, madera masticada y tierra. Estos nidos suelen encontrarse en espacios vacíos como las estructuras de las paredes o debajo del fregadero o los desagües.

Su área de acción

Las termitas Formosan son nativas de la China, de la isla de Formosa. Han sido peste en Hawaii por más de un siglo. Probablemente fueron introducidas al continente en los años '40, con los barcos que volvían de la guerra. Desde entonces, ellas se han encargado de desparramarse por los estados de Louisiana, Mississippi, Texas, Tennessee Alabama, Florida, Georgia y South Carolina. También se han encontrado sectores aislados de colonias de Formosan en el sur de California (en el condado de San Diego) y North Carolina.

Cómo prevenirlas

• Utiliza madera tratada con químicos: Todas las viviendas se construyen, por una exigencia de los códigos de construcción, con madera tratada bajo presión con conservantes. Las termitas Formosan no atacan esta madera pero son capaces de sortearla hasta llegar a aquella madera en la estructura no tratada con químicos.

• Cualquier sector de la vivienda que tenga excesiva humedad, será el lugar indicado para que las termitas se instalen: ten en cuenta la humedad creada por los caños que pierden y la condensación del aire acondicionado.

• Ojo atento: las Formosan adoran el crepúsculo para reproducirse. Los enjambres de colonizadoras pueden verse en las tardes húmedas de la primavera hasta el otoño. Además las atrae la luz artificial.

• Pon atención a los túneles de barro, que suelen desaparecer en una grieta en la mampostería, en los marcos de las ventanas y las puertas o a su alrededor.

• Escucha: presta atención al sonido hueco de las maderas de paredes, pisos y otras estructuras.

• Paredes combadas: muchas veces el crecimiento de un nido de termitas Formosan, dentro de la estructura hueca de una pared, ocasiona que ésta se abulte.

Son diminutas pero muy destructivas, no sólo se comen la madera, sino que destrozan el valor de tu propiedad y de tu inversión. Se calcula que anualmente las termitas son responsables de pérdidas valoradas en hasta 2.000 millones de dólares en las viviendas estadounidenses. Ser un peligro tan común justificaría que las pólizas de seguros lo cubrieran, pero no es así.